El uso de Google Jamboard para retroalimentación entre pares

To read this post in English, click here!

Una estrategia que siempre incluyo en mis clases es la retroalimentación entre pares. Mis estudiantes trabajan en grupos pequeños usando la rúbrica de la actividad que estemos realizando. Esto permite que ellos se familiaricen con los criterios y posteriormente comprendan mejor la retroalimentación que reciben de parte mío. Así que tuve el desafío de convertir esto en una actividad virtual. Exploré Google Jamboard y pensé que encajaba bien. Si conocer la herramienta más a fondo, te invito a mirar este corto vídeo explicándola (activa los subtítulos en español).

Cómo usar Google Jamboard

A continuación compartiré cómo me fue en la actividad.

La Actividad:
Se les pidió a los estudiantes que presentaran una historia de tres minutos en grupos pequeños (4 o 5). Esto fue para practicar oralmente la historia que cada uno había creado antes de grabar una versión final usando Flipgrid. La actividad la realizaron en salas separadas usando Blackboard Collaborate. Mis estudiantes habían accedido previamente a la rúbrica de evaluación y se les pidió que la usaran durante este ejercicio.

¿Por qué Google Jamboard?
Yo necesitaba una herramienta que permitiera a los estudiantes editar en colaboración y quería ir un poco más allá que usar un documento de Google. Me gustó la opción de post-its que ofrece la herramienta, así como la opción de cargar imágenes. Es una herramienta sencilla y fácil de usar.

Decidí crear una diapositiva para cada estudiante y enviarles el enlace editable para que cada estudiante escribiera su nombre en una de las diapositivas para luego comentar las diapositivas de los miembros de su grupo. SIN EMBARGO, Jamboard solo permite crear un máximo de 20 diapositivas en un archivo, y como tengo más de 20 estudiantes, tuve que hacer un Jamboard para cada grupo. No fue gran cosa, pero requiere un poco más de tiempo. Dupliqué el archivo para cada grupo y copié los enlaces para compartir cada archivo con el grupo correspondiente.

Aquí hay una captura de pantalla del Jamboard. Había cuatro o cinco diapositivas idénticas en el mismo archivo para que los estudiantes trabajaran en grupo.

Captura de pantalla de la actividad

El paso a paso:
Todos los pasos explicados a continuación fueron escritos en la plataforma para que los estudiantes los siguieran.

Paso 1: Encuentra los miembros de tu grupo y agrega tu nombre al Jamboard. Anteriormente había agrupado a los estudiantes y publicado la información en la plataforma en línea (Blackboard). Aquí, me aseguré de que todos tuvieran abiertas las instrucciones antes de dividirlos en grupos en salas separadas (breakout rooms). Luego, los estudiantes debían buscar la sala de su grupo correspondiente (una opción que permite Blackboard Collaborate Ultra). Les pedí que abrieran el enlace Google Jamboard y que cada uno eligiera una diapositiva para agregar su nombre.

Paso 2: Sigue las reglas al contar tu historia
Para presentar los estudiantes debían seguir estas reglas:
1) Activar su cámara web
2) Mostrar el cuerpo completo.
3) No leer el guión de sus historias
4) Tomar una captura de pantalla del presentador (para subir al jamboard).

Paso 3: Mide el tiempo
Recomendé el uso de este online speech timer (temporizador), que personalmente encuentro visualmente útil. Los estudiantes debían activarlo en sus propias pantallas para poder llevar un registro del tiempo mientras presentaban.

Paso 4: Utiliza la rúbrica
Le pedí a mis estudiantes que usaran la rúbrica de narración de historias y que tomaran notas para que pudieran retroalimentarse mutuamente según los criterios en los que posteriormente yo los evaluaría.

Paso 5: Agrega comentarios colaborativos al Google Jamboard
En este paso, cada grupo hizo clic en un enlace que los llevó a su Google Jamboard. Aquí tomaron notas de cada presentación, publicaron una captura de pantalla, agregaron tiempos y comentarios para cada persona a medida que se presentaban. Recomendé especialmente que los comentarios se discutieran e incluyeran de manera grupal.

Retroalimentación de la actividad
La siguiente clase, utilicé polleverywhere para pedirles a los estudiantes sus comentarios sobre aspectos relacionadas con la clase en sí, pero aproveché para hacer dos preguntas sobre esta lección.

La información fue tomada del informe de polleverywhere de mis dos clases.

Pregunta 1: ¿Fue útil la lección?

En general, los comentarios de la pregunta 1 apuntaron hacia la utilidad de la actividad y el aporte que hizo en diferentes aspectos como la pronunciación, el contacto visual, el manejo de nervios, la práctica de la historia, manejo del tiempo, el contenido, organización de las ideas y errores que no habían notado. Un estudiante recalcó la ayuda mutua y la retroalimentación que lleva a mejorar. Sin, embargo, dos estudiantes reportaron que la retroalimentación no fue recibida o que no fue muy útil.

Pregunta 2: ¿Qué te pareció la herramienta que utilizamos para retroalimentar?

Respecto a la pregunta 2, la mayoría de los estudiantes reportaron que la herramienta fue útil para mejorar sus habilidades de contar historias. Algunos comentarios recalcaron que ayudó a prestarle más atención al tiempo, a dar más claridad a la historia, hacerla más interesante y a mejorar los errores. Adicionalmente, algunos estudiantes escribieron sobre la utilidad de acceder a la retroalimentación de manera escrita, que fue una manera organizada de hacerlo y que los “forzó” a prestar atención y retroalimentar a los otros estudiantes.

Algunas reflexiones sobre esta lección:

  • La logística de los enlaces e instrucciones de Jamboard fueron claras. Todos los estudiantes fueron a donde tenían que ir y ningún grupo expresó ninguna duda.
  • Algunos estudiantes no vinieron a clase, así que tuve que reagruparlos al momento de iniciar la actividad. Hice esto manualmente. Esto me hizo sentir que había perdido el tiempo preparando los grupos previamente. Por supuesto, esto podría suceder en cualquier escenario (virtual o cara a cara).
  • Por lo que pude ver mientras visitaba las salas de cada grupo, los estudiantes activaron sus cámaras (este era el punto de pedir la captura de pantalla en caso de que no pudiera ver si se habían mostrado o no). Sin embargo, algunos prefirieron hablar mostrando la mitad de su cuerpo y no todo su cuerpo. No estoy seguro de si era algo espacial, ya que algunos de ellos se conectan en sus habitaciones en espacios pequeños.
  • Con respecto al uso de la rúbrica, lo único que pude ver es lo que escribieron en el cuadro de comentarios del Jamboard, lo que me hace pensar que revisaron la rúbrica (en la mayoría de los casos). La falta de visibilidad de las pantallas de los estudiantes me dejó un poco a oscuras en este punto.
  • Un grupo no escribió comentarios completos sobre el Jamboard. Completaron todas las otras secciones, pero dos de los cuatro estudiantes del grupo tenían su casilla de comentarios en blanco. Me di cuenta de esto después de que se acabara la actividad.
  • La actividad con polleverywhere me permitió abordar algunos de los comentarios de manera directa con mis clases y hacer reflexiones importantes. Por ejemplo, un estudiante comentó que no creía que sus compañeros y/o compañeras debían brindarle retroalimentación: entonces, aproveché para explicarle a él y todo el grupo la importancia de esta estrategia, el beneficio de recibir comentarios de sus pares (que se encuentran en la misma posición) y la importancia de estar abiertos a estos comentarios que son para enriquecer sus habilidades orales.
  • Entre las diferentes posibilidades que existen para esta herramienta, Google Jamboard funciona para actividades de retroalimentación entre pares.

To read this post in English, click here!

Ícono creado por Pixel perfect de www.flaticon.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*